NO HAY NADA MÁS DURO…